El estreñimiento del viajero en verano

Con la llegada de la estación estival y las vacaciones hay que tener en cuenta que el ritmo de comidas es mucho más irregular y la dieta es diferente a la que se lleva durante el resto del año. Esta circunstancia hace que modifiquemos nuestros hábitos, además de los horarios y el clima que pueden motivar algunas afecciones en el tracto digestivo causando estreñimiento o diarreas y creando diversas molestias en nuestro organismo. Sabemos que cualquier viaje comporta un cambio en nuestros hábitos diarios como el sueño, los horarios, la toma de líquidos, nuestra actividad física, el clima, así como los hábitos alimenticios. Esto trae asociado una repercusión inmediata como la alteración de nuestro tránsito intestinal, provocándonos el incomodo estreñimiento. Es importante saber que no sólo cambias de lugar sino también de rutinas.

Más del 27% en mujeres y del 8% en hombres adultos padecen estreñimiento.

Más del 27% en mujeres y del 8% en hombres adultos padecen estreñimiento.

Pero, ¿qué es el estreñimiento? Aunque no hay un gran consenso en la definición de estreñimiento entre los especialistas, según la Federación Española del Aparato Digestivo, se considera estreñimiento a un trastorno del hábito intestinal definido subjetivamente como una disminución en la frecuencia evacuatoria, de menos de tres evacuaciones semanales o de heces demasiado duras o difíciles de expulsar. Con frecuencia, las manifestaciones intestinales se asocian a molestia o dolor abdominal.

Sigue leyendo

¿Por qué en verano aumentan las molestias por varices?

La insuficiencia venosa crónica, también conocida como varices o venas varicosas, son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre debido a la debilidad, a menudo heredada, en las paredes y válvulas de las venas superficiales. En verano, con el aumento del calor, sus molestias aumentan. Sepa más sobre estas y cómo aliviarse de sus molestias.

En verano aumentan las molestias por varices.

En verano aumentan las molestias por varices.

  1. Las varices son la enfermedad vascular más frecuente. Afectan a entre el 20 y el 30% de la población adulta y su prevalencia aumenta con el envejecimiento. De hecho, a partir de los 50 años casi la mitad de la población tiene un grado u otro de insuficiencia venosa.
  2. Se forman cuando a la sangre le cuesta regresar desde las extremidades inferiores hasta la parte superior del cuerpo. Cuando eso sucede, las venas se van dilatando y comienzan a deformarse.
  3. Aunque puede afectar a todos los grupos de población, se registra mayor incidencia entre las mujeres -en particular si están embarazadas- y entre los profesionales que pasan muchas horas de pie al día.
  4. Aunque se da habitualmente en las venas de las piernas, también pueden afectar al esófago, la región anal o los testículos.
  5. El principal causante de las varices es el componente genético, si bien las dietas pobres en fibra, el estreñimiento o el sobrepeso pueden ser factores desencadenantes.
  6. Pueden ser pequeñas, medianas o grandes. Las primeras son una alteración estética, a las segundas se las considera un problema de salud que puede empeorar con la edad mientras que las grandes dilataciones afectan de forma muy seria a la salud.
  7. La sintomatología y las molestias asociadas a la insuficiencia venosa y las varices aumentan con el calor, ya que éste que tiene un efecto vasodilatador, provocando como consecuencia pesadez, cansancio e hinchazón en tobillos y piernas.
  8. Para aliviarlas es importante evitar las exposiciones prolongadas al sol, sobre todo en las horas de más calor, usar protección solar alta, caminar por la arena y bañarse de forma repetida, darse duchas frías e hidratarse frecuentemente las piernas. Si se hace un viaje largo, es recomendable cambiar de postura y pasear cada cierto tiempo.
  9. Una dieta rica en fibras, cargada de verduras y desprovista de salazones, especies, fritos o picantes ayudarán a pasar al paciente con varices un mejor verano.
  10. Las plantas medicinales con propiedades venotónicas pueden ser una opción terapéutica a tener en cuenta. Las más eficaces son las que tienen entre sus componentes el castaño de Indias, el ruscus o la vid roja, como es el caso de Varifin, de mundonatural.

¿Es necesaria una dieta para perder peso?

¿Es necesaria una dieta para perder peso? La respuesta a esta pregunta es No. De hecho, las claves para conseguirlo en circunstancias normales son bien sencillas. Y es aunque la obesidad tiene una base genética, la realidad es que si cuidamos nuestra alimentación, llevamos una vida alejada del sedentarismo y la inactividad y nos ayudamos del suplemento nutricional adecuado, no solo seremos capaces de quitarnos los kilitos que nos sobrperder -pesoan –y con ellos reduciremos nuestro riesgo cardiovascular-, sino que además evitaremos el conocido efecto rebote.

Cara a la alimentación, es fundamental seguir una dieta hipocalórica variada y equilibrada, en la que se encuentren todos los nutrientes en proporción adecuada. En este sentido, la dieta mediterránea es un buen modelo, como también lo puede ser la paleolítica, basada en la antigua dieta de plantas silvestres y animales salvajes del período Paleolítico. Esta dieta, que busca el reencuentro con los genes de nuestros antepasados –solo hemos variado en un 0,01%-, se compone principalmente de carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos y raíces.

Sigue leyendo