¿Cómo puedo recuperar la libido?

Una vida sexual activa y satisfactoria ayuda a envejecer mejor y a alargar la vida por diversos factores, tanto físicos como psíquicos, según avalan numerosos estudios. Sin embargo, la libido no siempre está en un punto álgido y, según la etapa, la edad y las circunstancias, tanto a hombres como mujeres puede apetecernos tener relaciones sexuales en mayor o menor medida.

Cuando la libido baja, el sexo pasa a ocupar un papel secundario en las vidas de las personas, que dejan de echar de menos el sexo, lo cual, si tienen pareja, también afecta a la relación, que se va distanciando. Hay algunos factores que influyen en la pérdida del apetito sexual. Estos son algunos:

El cansancio físico, la falta de sueño o la fatiga influyen en el deseo. Prueba de ello es que la mayor parte de las relaciones sexuales de una pareja se producen en fines de semana y en vacaciones, cuando tenemos un momento para respirar. Ocurre lo mismo cuando se padece insomnio o alguna enfermedad que limita las energías.

Pérdida del deseo tras el alumbramiento. Normalmente, tras el nacimiento de nuestro hijo, también se produce una pérdida de la apetencia. Tanto cambios hormonales, en el caso de las mujeres, como la falta de sueño y el exceso de trabajo están detrás de esta circunstancia.

  • El estilo de vida poco saludable. Es el consejo de siempre, pero es que es uno de los principales. Hacer ejercicio y estar en buena forma física y mental son una de las mejores fórmulas para tener la libido en buenas condiciones y por ende, una vida sexual plena. El tabaco y la bebida tampoco ayudan. Y el consumo de drogas narcóticas e ilegales como la cocaína y el éxtasis afectan muy directamente en la pérdida de la apetencia sexual.
  • Hay medicamentos, como los antidepresivos, que afectan directamente a la libido femenina y masculina. Este tipo de medicamentos activan un neurotransmisor llamado serotonina, que inhibe el deseo sexual en ambos sexos. En el caso de los hombres fármacos empleados para enfermedades como el cáncer de próstata avanzado también pueden reducir las concentraciones de testosterona y, consecuentemente, la libido.
  • Los problemas de pareja son también pieza fundamental en el puzle. El alejamiento de la pareja, la falta de comunicación, de confianza pueden afectar a la intimidad de la pareja, y fundamentalmente a la de la mujer, cuya libido es mucho más susceptible a los factores psicológicos que en caso de los hombres.
  • El estrés y los cambios importantes como el cambio de trabajo, la maternidad, cambio de residencia, nos afectan y hacen que sumemos factores que también van en perjuicio de la libido: falta de sueño, desconcentración, aumento de peso, se empieza a fumar, etc.
  • La edad es otro factor fundamental, ya que la libido tiende a reducirse cuando nos hacemos más mayores.

Cuando esto nos sucede, es importante que no nos abandonemos, que tomemos cartas en el asunto y busquemos soluciones que eleven nuestra libido. En este sentido, además de tener en cuenta los factores arriba mencionados, los suplementos naturales también pueden ayudarnos a recuperar el deseo. Es el caso de Macaforce, de mundonatural, que a base de maca andina de alta potencia y zinc se comporta como un adaptógena que ayuda al cuerpo a la adaptación al estrés. Macaforce incrementa la fuerza, el rendimiento deportivo, la energía y el deseo sexual. Recomendado como adaptógena natural, reconstituyente, vigorizante, energético y estimulante natural. El zinc contribuye a la fertilidad y reproducción normales y contribuye al mantenimiento de niveles normales de testosterona y al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *