El mindfulness como antidepresivo natural

Por Merche R. del Castillo, psicóloga clínica. Mindfulness e Inteligencia Emocional

La palabra mindfulness se traduce como “Mente Plena” o “Atención Plena” y hace referencia a la capacidad que tiene nuestra mente de prestar atención a lo que ocurre justo en el instante presente.

Generalmente nuestra mente se encuentra en lo que podríamos llamar “Piloto Automático”, es decir, completamente ausente del momento presente, sumida en pensamientos varios, yendo de uno a otro de igual manera que el mono salta de una rama a otra. Esto quiere decir que o bien nuestra mente está en el pasado, recordando hechos que ya han acontecido, añorando o lamentando lo sucedido, o bien se sitúa de un salto y sin esfuerzo ni conciencia alguna en el futuro, anticipando, temiendo o anhelando algo que aun no ha sucedido y por lo tanto no es real.

Este estado de la mente es perjudicial para todo nuestro sistema, afecta negativamente a la memoria, también a nuestra capacidad de concentración y a la toma de decisiones. Además afecta a nuestro sistema emocional y al sistema inmunológico del cuerpo, debilitándolo, porque mantener a la mente en cualquier momento que no sea el presente puede generar estados de estrés, ansiedad y depresión, con una gran variedad de sintomatología que puede ir desde irritabilidad o insomnio hasta afecciones cardiacas o enfermedades más severas.

La práctica del mindfulness nos ayuda a desactivar ese piloto automático de nuestra mente y a comenzar paulatinamente a despertar a la vida, a estar presente, y no solo a estar presente sin más, sino que además nos invita a cultivar una actitud de “No Juicio” hacia todo lo que nos rodea, una actitud amable y compasiva hacia los demás y muy especialmente hacia nosotros mismos. Se trata de estar con lo que acontece en el momento sin huir de ello o rechazarlo, de aceptarlo y acogerlo tal cual es.

Desde que conocemos acerca de la neuroplasticidad de nuestro cerebro, sabemos también que somos capaces de modificarlo, de activar áreas que potencian nuestra creatividad, nuestra capacidad para concentrarnos y tomar decisiones; activar áreas que regulan nuestra emociones positivas y desactivar otras que nos bloquean, que nos limitan y que regulan emociones como el miedo o la ira.

Mediante la práctica del mindfulness, a través de ejercicios muy sencillos que solo requieren unos minutos de dedicación diaria, podemos empezar a modelar nuestro cerebro para cultivar estados de paz y bienestar. Es por ello que la práctica del mindfulness es uno de los más efectivos antidepresivos naturales que tenemos a nuestra disposición, sin efectos secundarios y sin fecha de caducidad.

Calm-Plus®, de mundonatural, a base de dos aminoácidos esenciales como L-Triptófano y L-Treonina y una sustancia activa como L-Teanina, aminoácido presente en el té verde. La combinación se complementa con nutrientes como la nicotinamida y la piridoxina, que contribuyen al metabolismo normal de las proteínas, al funcionamiento normal del sistema nervioso y la función psicológica normal. Ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y mejora el estado de ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *